“Sin miedo, junto a María, al servicio día a día”

En Chillán (sector de Pinto).

Todos los años la pastoral Duoc UC a nivel nacional, organiza las “Misiones Solidarias”, para estudiantes que quieran vivir una experiencia de encuentro con Dios y de servicio en los lugares más vulnerables, desde el norte hasta al sur del país.

Antes de iniciar la experiencia, los estudiantes tuvieron en Santiago unos días de retiro con el fin de sacar el lema de las misiones. Desde esta preparación salió el lema “sin temor, junto a María al servicio día a día”. Entorno a este lema, se fue trabajando el material que sirvió para la formación, la oración comunitaria y la convivencia entre los estudiantes.

El 3 de enero, llevamos 15 alumnos y 5 acompañantes a Santiago en donde tuvimos la misa de envío, en el templo de Maipú con las demás sedes de Duoc UC en Chile.

La celebración estuvo presidida por el Monseñor Álvaro Chordi Miranda, Obispo Auxiliar de Santiago, quien expresó palabras muy relevantes sobre lo que es la misión, esto fue acompañado por los testimonios de estudiantes antiguos de misiones con el fin de motivar a las nuevas generaciones que se integraban a esta experiencia. Finalizada la misa nos sacamos las fotos antes de viajar al sur en el caso nuestro en Pinto sector más apartado de Chillan.

Pinto es una parroquia del campo con una población muy sencilla y acogedora. Llegando nos alojamos en un colegio de las franciscanas del corazón de Jesús. Después de la limpieza del colegio arreglamos los lugares: de Oración, para talleres, comedor, los dormitorios… En la tarde nos fuimos a visitar la parroquia y el pueblo de Dios en el campo, en donde hacíamos el apostolado con niños, jóvenes del lugar y sus padres.

Recogiendo la jornada, los misioneros expresaban con agradecimiento el acogida y trabajo con la gente. La experiencia de casa a casa fue de conversar y hablar de Dios a los más necesitados desde la cercanía y escucha de las familias.

Los misioneros experimentaron espacios de encuentros, de compartir, dibujar, pintar y jugar con los jóvenes y niños. Para algunos de los jóvenes estudiantes, fue la primera vez que habían participados en este tipo de actividades y llagaban cansados, pero felices de haber estado al servicio de los demás.

Como equipo de Pastoral, teníamos también la responsabilidad de acompañar a los misioneros en sus procesos de la vivencia de las misiones. Tuvimos después de la experiencia muchos testimonios de los estudiantes.En uno de los primeros días, un joven misionero cuando partimos la oración a la Virgen desde el texto de la anunciación (Lucas 1, 26-38) se puso muy nervioso y ansioso, diciendo que no podía hacer ese tipo de Oración ya que él no creía en Dios.

Uno del equipo lo acompañó en su proceso de fe. Casi el último día organizamos una peregrinación de la Vir gen y la sorpresa fue que el mismo joven se ofreció para llevar la imagen de la Virgen, recorriendo todas las calles del campo. Recogiendo la experiencia de misiones. El joven dio el testimonio de haberse encontrado en su vida a la Virgen y nunca más lo iba a soltar. Finalizamos las misiones, todos muy felices de haberse encontrado con la MADRE DE JESUS, se les escuchaba gritando “sin miedo, junto a María, al servicio día a día”.

Para mí, ese tipo de trabajo de acompañar a los jóvenes universitarios en las Misiones Solidarias en Chile ha sido un aprender a despojarme, a soltar y poder estar ahí sin apuro, acompañando con empatía y respectando el ritmo de la persona sin prejuicios. Los estudiantes comentaban que era fácil acomodarse en verano para descansar ya que el fin del año, salir de su zona de confort como lo comentaban los estudiantes me fortalecía la vocación de educadora entregada para los jóvenes. Las condiciones no son de comodidad, pero la alegría de trabajar, de compartir con jóvenes le hace feliz a un y lo disfruta harto.
Los jóvenes de hoy ya no les llegan los discursos sobre Dios, les interesan que les demos herramientas para poder conectarse con gente humildes.

Ellos experimentan el encuentro con Dios estando al servicio de los pobres y vulnerables. Durante 7 años que estuve trabajando en la institución superior con los estudiantes, iba participar a las misiones solidarias con jóvenes, con distintas experiencias y condición climático complejo, volvía más llena a pesar del cansancio y convencida del seguimiento a Jesús. Le recomiendo a la juventud de la Compañía en la Provincia del Cono Sur, de experimentar este tipo de trabajar con estudiantes universitarios al servicio de los más vulnerables. He disfrutar muchas experiencias en donde, he vivenciado a través del acampamiento con jóvenes, como Dios actúa, toma la iniciativa de encontrase con la persona y como se va dando el cambio en la persona. Es Dios y su espíritu que transforma el corazón de la persona. Esta es mi convicción.

MISIONES SOLIDARIAS 2023 EN CHILLÁN (PINTO) SUR DE CHILE.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja un comentario