El 25 de marzo de 2023 se instala oficialmente una comunidad de 4 hermanas de la Compañía de María en El Milagro, km. 21 de la carretera Iquitos-Nauta. Es un motivo de alegría para nosotros.

¿Cómo se gestó este proyecto? La Compañía de María estaba siguiendo muy de cerca el Sínodo amazónico. De hecho, una hermana de esta congregación fue asesora experta en dicho sínodo. Escuchando los latidos del Espíritu y conversando con sus hermanas se fue gestando la idea de trabajar en la Amazonía. Se les presentaron varias oportunidades. Trabajar en El Milagro, Km. 21 de la carretera Iquitos-Nauta resultó la opción más atrayente para ellas. Van a integrarse en el trabajo de los colegios Fe y Alegría. En esta decisión tuvo mucho que ver el P. Ernesto Cavassa, jesuita.

Los colegios Fe y Alegría están vinculados a la Compañía de Jesús, jesuitas. Suelen estar en lugares humildes, tomando una opción clara y decidida. Ofrecen una educación de calidad en ambientes de exclusión. Estos colegios de Fe y Alegría llevan varias décadas en Loreto, aportando iniciativas para reducir brechas dolorosas y sangrantes de pobreza y exclusión. Que la humanidad que les caracteriza sea una muestra de encarnación.

La Compañía de María, de espiritualidad ignaciana, se establece entre nosotros aportando desde su propio carisma a los colegios Fe y Alegría. Que su presencia sea un “tender la mano” a la humanidad herida poniendo compasión y compromiso por los humildes. Que nuestra fe y la alegría que brota del Evangelio les acompañe. Una fecha significativa: 25 de marzo, fiesta de la Anunciación del Señor. Un estímulo para profundizar en la encarnación y la humanización que proporciona nuestra fe. Que Santa Juana de Lestonnac les ilumine y estimule para acompañar a los jóvenes, adolescentes y niños en su crecimiento humano y espiritual.

Conocí a las hermanas de la Compañía, Montse y Carmina, en los años 80 en un barrio periférico de Barcelona infestado de heroína y exclusión social. Uno de esos barrios donde parecía que no había presente ni futuro. Allí estaban ellas, riéndose y aportando humanidad y fe. Su alegría y su compromiso con los pobres me impactaron. Ahora tenemos el privilegio de tener a sus compañeras en nuestro Vicariato.

La comunidad del Milagro estará integrada por las Hnas: Virginia Gómez Navarro, Liliana Cruz, Diana Lucía Gaviria Bolaños y María Elena Bravo Cubas.

Muchas gracias, hermanas, y bienvenidas a este Vicariato Apostólico de Iquitos.

Categories:

Tags:

No responses yet

Deja un comentario